Los europeos aman el enrejado, por lo bien que armoniza con un jardín. La pureza de la cerca blanca, con un toque de enrejado, no sólo es hermosa cuando es nueva, sino que –a diferencia de la cerca convencional después de años de uso– la Marseille no necesita pintura. Usted puede disfrutar de la hiedra trepadora sin tener que podarla para repintar. La Cerca Country Estate está construída con los compuestos más finos de cloruro de polivinilo, una moderna sustancia sintética que no se pudrirá, astillará ni se resquebrajará, y nunca se volverá amarillenta o necesitará pintura. Los europeos tenían razón. No hay nada como un toque de enrejado.

Haga clic aquí para ver el próximo estilo de cerca residencial Country Estate.

Haga clic aquí para ver el estilo anterior.